jueves, 6 de noviembre de 2014

Feminismo radical y BDSM


Yo nunca había hecho eso antes. De verdad. En cinco años de licenciatura y en el año extra de máster, nunca, nunca, escribí en la puerta de ningún servicio de la universidad. Una cierra la puerta del baño y se encuentra con una plétora de comentarios, versos sueltos, misteriosas anotaciones en idiomas remotos, y al salir de allí la cabeza ya está en otra parte y ni siquiera se recuerda lo que se leyó minutos antes.


Pero hete aquí que el otro día acabé recalando en la vieja facultad y en un momento dado me vi al otro lado de esas puertas llenas de inspiración. Por lo visto las nuevas hornadas de filósofas y filólogas siguen al quite en lo que respecta a la Pintada de Puerta de Baño. Hay cosas que nunca pasan de moda. Bien, pues leí una apología del BDSM (iniciales de Bondage, Discipline, Sadism and Masochism, lo que viene a ser el sadomaso, para que nos entendamos) y, por una vez, sentí ganas de contestar a aquello. Llevaba conmigo el rotulador verde con el que escribo en la pizarra durante mis clases, así que pude escribir mi respuesta. Infantil como fue el gesto, a mí me hizo sentir bien. 



Feminismo liberal Vs Feminismo radical en pleno debate



Resulta complicado resumir en un par de líneas las diferencias entre las vertientes liberal y radical del feminismo. Haré lo que pueda para comprimirlo en el mínimo espacio posible. 

El feminismo liberal está de moda. Vinculado a la queer theory y al postmodernismo, emplea términos como "transgresión" o "subversión" para ilustrar sus métodos de lucha. Las feministas liberales se denominan a sí mismas "sex positive", o lo que es lo mismo, "a favor del sexo". Esto implica, fundamentalmente, que defienden la dinámica mercantil de la prostitución, las bondades del BDSM y en general de cualquier acción que produzca placer sexual. Por otra parte, se trata de un feminismo eminentemente académico y fundamentalmente se da entre mujeres de clase media-alta. Su principal mantra es "yo elijo x, por tanto x es feminista". 

El feminismo radical no está de moda. Dejó de estarlo no mucho después de nacer, a finales de los sesenta, pues el feminismo liberal se impuso por goleada durante los años ochenta, época de crisis y de conservadurismo político en occidente. El feminismo radical tiene por objetivo el desmantelamiento del patriarcado, esto es, del sistema por el cual la sociedad se estructura de acuerdo a un patrón de dominación Vs subordinación en función de sexo. Los varones son los dominadores y las mujeres, las dominadas. Esto se aprecia en muchas áreas de la sociedad, incluido el apartado laboral y económico, aunque desde el feminismo radical se pone especial empeño en luchar contra la violencia física y sexual contra las mujeres. 

A las feministas radicales se las suele denominar "sex negatives" o "anti-sexo" porque se oponen a la prostitución y porque consideran (consideramos) que el sexo no es una categoría especial e intocable que no pueda ser sujeta al análisis feminista. Es importante destacar que las radicales no están contra las prostitutas, sino contra la prostitución. A mí me parece obvio, pero hay gente que confunde los términos y prefiero aclararlo. Del mismo modo que estoy contra las empresas que explotan a sus empleados pero no estoy contra los empleados, así me siento respecto a la prostitución.

Pero qué hay de quienes eligen ser prostitutas, oigo la pregunta en la distancia. Ahí entramos en el verdadero debate candente entre liberales y radicales. Donde las liberales dicen "yo elijo x, ergo x es feminista", las radicales dicen: "quizá tú puedas permitirte jugar con la idea de una prostitución más o menos de lujo, pero si observas la gran mayoría de mujeres que ejercen la prostitución, y no hablo sólo de las atrapadas en redes de explotación sexual, verás elecciones no tan libres como te gustaría. Que algo te guste a ti particularmente no quiere decir que beneficie a las mujeres como clase".

Pero no es de prostitución de lo que quiero hablar en esta entrada, sino de BDSM. 

Que en una sociedad patriarcal, en la que los varones ejercen, a nivel global y también particular, una violencia física y sexual muy real y muy cotidiana contra las mujeres, que en esta sociedad patriarcal, decía, exista una práctica sexual denominada BDSM no me sorprende en absoluto. La erotización de la violencia es algo a lo que estamos tan habituadas que no nos sorprende. Triunfan las no sé cuántas sombras de un tipo llamado Grey y otras historias similares y muchas mujeres están de acuerdo en que los hombres un poquito bestias dan más morbo que los que sienten empatía por su pareja y se abstienen de hacerle daño mientras tienen relaciones sexuales.

En este contexto en el que las niñas y las jóvenes son educadas social y culturalmente para que eroticen su propia subordinación, no me extraña que haya muchas que lleguen a pensar que verdaderamente eligen ser sumisas. El feminismo liberal asegura que el sexo que incluye violencia es subversivo y transgresor, pero a mí me cuesta ver la revolución y la esperanza tras el viejo patrón de toda la vida: la violencia aplicada a la sexualidad. La sexualidad vista como un juego de poder en el que alguien inflige dolor al otro y eso se denomina placer. Y lo que es aún más retorcido, un juego de poder en el que alguien recibe daño físico y lo etiqueta como placer. Sólo diré que el término de Bondage y Discipline se acuñó por primera vez en EEUU durante la época de la esclavitud. 

Pero es mi elección. Me gusta que me hieran, me produce placer sexual. Esa es una típica respuesta de quienes se sienten atacados por las críticas al BDSM.

Yo me pregunto si el hecho de que una mujer maltratada proteja a su agresor por los motivos que sean elimina el hecho de que lo que sufre es, efectivamente maltrato. Si ella "lo consiente" ¿quiere decir que está empoderada y su elección es liberadora, feminista? Personalmente, considero que no. Que algo te guste o que estés acostumbrada a ello no quiere decir que sea liberador. Que algo produzca orgasmos no quiere decir que sea inherentemente positivo.

¿Y qué hay de los hombres sumisos y de las dominatrix? ¿No dirás que ahí hay machismo, ¿verdad? Ahí va otra típica defensa de quienes ven el BDSM como el agente liberador de la humanidad. Mi respuesta es que, en el caso de que a un hombre le produzca excitación probar durante un rato cómo es eso de ser subordinado (algo que en su vida diaria no conoce, al menos, no respecto de las mujeres como clase) y que a una mujer le guste experimentar durante un rato cómo es eso de maltratar a un hombre, sigo sin hallar la revolución y la novedad. Si la solución para acabar con el patriarcado es invertir el patrón de violencia y dominación, no veo el progreso.

La verdadera revolución sexual, creo yo, pasa por erotizar la igualdad, por desaprender que la violencia es ineludible. El deseo sexual no nace en el vacío, está condicionado histórica y culturalmente, pero en la historia y en la cultura no hay nada inevitable. Yo propongo una revolución de los afectos que erotice el sexo entre iguales, que no llame placer al dolor. En 1984 el Ministerio de la Verdad decía "La guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es fortaleza". Por lo visto todo el mundo entiende la ironía de este absurdo eslogan, pero nadie hoy en día se atreve a cuestionar que "el dolor es placer". Claro que el patriarcado va a agradecer que, como mujer, te guste ser sumisa. Así te ahorrarás que te tengan que obligar a serlo.

El dolor es dolor. No seré yo quien le diga a nadie lo que tiene que hacer en la cama, pero el dolor es lo que es, y no es bonito. Por eso nadie tiene un orgasmo mientras se hace un esguince o mientras un ladrón le pega una paliza.

Y el sexo no surge en el vacío.



45 comentarios:

  1. Voy a buscar esa pintada como si no hubiera mañana...

    Eres genial! :)

    ResponderEliminar
  2. “Pero qué nos importa la opinión de la gente fría siempre que nuestras almas, más ardientes y más nobles que las suyas, sepan disfrutar de lo que ellos no perciben.”
    Marqués de Sade...

    ResponderEliminar
  3. Suerte a las almas más ardientes y más nobles que la mía que saben disfrutar de la sexualización de la violencia. No necesito ser más ardiente ni más noble si eso significa identificarme con alguien como el marqués de Sade, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. No practico ni sé demasiado sobre el BDSM pero nunca le he encontrado lo bueno por muchos de los puntos que nombrás. Es decir, noto las contradicciones que tiene practicarlo con ser feminista (a mí parecer). Y me animo a afirmar que no le encuentro nada de revolucionario (ni le voy a encontrar porque no hay forma, porque he oído explicaciones de los que están a favor similares o iguales a las expuestas y no me convencen).
    Gracias por el post, yo estoy aprendiendo y me sirve mucho leer algo que sea RadFem.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti por tu comentario y tu reflexión. También yo estoy leyendo y aprendiendo mucho sobre teoría del feminismo radical y cuanto más descubro, más me interesa. La crítica que hacemos las radicales de la violencia y su interrelación con el sexo no es de tipo moral, aunque a veces se quiera hacer ver así; no es que nos escandalice lo que cada cual haga en la cama, sino que entendemos que existe un continuum entre la violencia diaria que se ejerce contra las mujeres y la erotización de la misma. A veces el consentimiento no es suficiente. Los esclavos generalmente "consienten" ser esclavos porque la otra opción es la muerte. Creo que hay que cambiar el foco y preguntarnos por qué alguien disfruta produciendo dolor a otra persona. Dónde radica ahí el placer, si en la falta total de empatía o en el disfrute de dominar a alguien. Y a partir de ahí, seguir haciendo preguntas si sentir miedo de las posibles respuestas.

    ResponderEliminar
  6. Que bello!!!! me encantó tu post! saluditos

    ResponderEliminar
  7. Hola buenas, yo no voy a fingir que soy una super feminista teórica, no se si soy feminista de salón, liberal o RadFem, aunque por lo que veo aquí me vetarían la entrada en el último club si supieran las cosas que me provocan ogasmos.
    El caso es que en la cama me gusta desempeñar el rol de sumisa, pero vivo en pareja y trabajo, estudio, tomo las decisiones económicas de la casa y además milito (aunque no me gusta el término) activamente en un partido de izquierdas. Jamás he tolerado que una pareja me controlara o me sugiriera que no me vistiera de x manera, etc.
    Puede que como tu dices no sea una persona realmente autónoma; puede que el patriarcado haya infectado mi sistema, no cabe duda de su capacidad para permear todas las esferas de la vida pública y privada. No puedo negarlo; defender ante una sala concurrida la necesidad de presentar una lista a los comicios locales en cremallera unas horas después de haber sido amordazada y maniatada en tu dormitorio, y por gusto, hace que te cuestiones a ti misma muchas cosas.
    Así que os voy a contar lo que si se del Bdsm. El bdsm no es una disciplina liberadora por si misma,pero puede serlo. No os fieis de Christian Grey, es el retrato de una relación tóxica y desequilibrada. El Bdsm sano no es así. Yo no entre en este mundo de mano de un atractivo y millonario ejecutivo, que afirmaba que para estar con el tendría que dejarme azotar en la cama. Entre en este mundo poco a poco, de la mano de mi pareja, juntos,simplemente porque el cuerpo nos pedía, me pedía más.
    Siempre fui de ogasmos difíciles, de niña era tímida, la adolescencia no me llevo a un autoconcepto muy positivo y en la cama me costaba deshinibirme y eso es un problema porque la mayor parte del placer esta en la mente. Cuando nuestras prácticas sexuales empezaron a salirse el sexo intenso no sólo proponía él, a veces yo he propuesto prácticas que a él le parecían un poco demasiado; pero fui capaz de crecer como persona y de evolucionar y de llegar a decirle a alguien: te va a parecer un poco loco pero quiero probar esto. Y se que no sólo me ha dado fortaleza que mi pareja sea sensible y se asegure en todo momento de que estoy ni más ni menos que dónde quiero estar. Se lo debo en gran medida al Bdsm y a la gente que me ha ayudado a entenderlo.
    En este mundo somos unos teatreros y, cuando se practica un Bdsm bien entendido, nada es lo que parece. Además de los contratos que aseguran que sea una práctica consensuada, una de las reglas de un/a buen/a dominante es no pedir jamás nada que no sepas que la otra persona Desea darte. Para eso necesitas conocer mucho a tu pareja, eso requiere mucha muchísima comunicación, y comunicarse abiertamente cuestiones relacionadas con el sexo requiere confianza en el otro, y más si vas a poner encima de la mesa prácticas que muchos consideran aberraciones; decirle a tu pareja que deseas ciertas aberraciones requiere autoconfianza. Así que al final el dominante representa que domina, pero en realidad con una palabra del sumiso termina la función, se baja el telón y volvemos a nuestro rol real, donde yo llevo las cuentas y el cocina.
    El cuerpo nos pedía más y el bdsm me dio un marco seguro y racional para mirar a la cara mis deseos (reprimidos porque las niñas buenas no hacían ni hablaban de cocinadas) y no caer ni en la locura ni en una relación tóxica con un hombre machista dentro fuera de la cama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy interesante tu comentario. Otro punto importante es que una no elije qué le produce orgasmos, con base en sus principios éticos y políticos, más bien, las fantasías nos eligen a nosotras y rechazarlas hace posible lograr el orgazmo, y bueno, no voy a privarme de orgazmos, verdad? Lo que podemos construir es una cultura que No genere nuevas mujeres con este tipo de fantasías.

      Eliminar
    2. "más bien, las fantasías nos eligen a nosotras y rechazarlas hace posible lograr el orgazmo, y bueno, no voy a privarme de orgazmos, verdad?" Este divertido argumento lo llevan utilizando puteros, pedófilos y violadores desde el principio de los tiempos.
      Porque aquello que produce un orgasmo es sagrado y no puede analizarse, so pena de que haya una epidemia de frigidez si descubrimos que nuestra cultura alienta la violencia sexual como erótica y fantabulosa.

      Eliminar
  8. Os preguntaréis que nos pasa por la cabeza para disfrutarlo...y en el artículo apuntabas que los hombres sumisos y las mujeres dominantes lo hacen por experimentar que se siente, ya que no es su rol público, y me entristece, porque es una afirmación que me deja con un aftertaste machista. Implica también que la mayoría no entiende lo que pasa en una sesión bdsm. Cuando eres la parte sumisa marcas unos límites, tienes una palabra de seguridad con la que cortar el juego, y confías mucho en tu compañero/a, así que puedes relajarte por completo, ponerte en manos de otra persona cediendo el control, pero sintiéndote totalmente seguro y libre, durante ese tiempo se puede llegar a experimentar algo que en la comunidad llaman subspace, un estado mental elevado de absoluta paz mental, y alcanzarlo para muchos es mejor que un ogasmo. Así pues no es raro que personas que en su vida diaria se enfrentan a mucha presión o tienen un alto grado de responsabilidad en su trabajo por ejemplo,INDEPENDIENTEMENTE DE SU SEXO, utilicen el Bdsm como vía de escape.
    Las sensaciones de la parte dominante me resultan más complicadas de poner en palabras porque no las vivo. Por un lado al marcar el sumiso los límites siempre sabes hasta donde puedes llegar, elimina incertidumbres, y eso
    permite ser más creativo sin miedo a que el otro salga corriendo. También coloca a la parte dominante en una posición dónde asume la responsabilidad de velar por el bienestar físico y psíquico del compañero/a, así que no es tan paradójico que algunas personas que tienen vocación de cuidado asuman este rol. Mi pareja por ejemplo adora los animales y de pequeño en la aldea se llevaba a casa cuanto animalito en apuros encontraba, yo que tengo un carácter fuerte no suelo necesitar esos cuidados, pero tras una sesión y con mis murallas emocionales bajadas es muy placentero dejarse mimar, y ademas todos necesitamos bajar las defensas de vez en cuando y este es para mi un marco confortable para hacerlo.
    Por otro lado hay gente que se denomina swich y disfruta de ambos roles, cosa que no se comenta en el artículo, así que también los y las hay que simplemente aman el juego, la lucha de poderes, traspasar los límites de lo convencional, el riesgo y la adrenalina.
    En fin, es un debate sin duda interesante y complejo, el artículo ponía muchas de sus sombras encima de la mesa y solo quería aportar, siempre desde mi perspectiva subjetiva, algunas luces.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por dejar aquí tu opinión. No estoy de acuerdo contigo, como es evidente, pero bien está que se oigan todo tipo de puntos de vista.

    Para mí resulta muy problemático que una persona, varón o mujer, se excite sexualmente infligiendo o siendo receptora de violencia, y considero que se trata de un fenómeno que no surge en el vacío, ya que habitamos en un mundo que se ordena de acuerdo con una jerarquía sexual, de clase, de raza, etc.

    No creo que ningún tipo de relación humana tenga que quedar al margen de un análisis ético crítico por el simple hecho de que haya orgasmos de por medio. La construcción del poder y la sumisión no es ni arbitraria ni carece de consecuencias.

    Nada que pasa por el tamiz de la cultura es arbitrario ni surge en el vacío; que algo te guste no quiere decir que sea liberador ni feminista. El feminismo no es cualquier cosa que nos inventamos sobre la marcha, ni es una camiseta con un logo ni jugar a ser una niña mala mientras se acepta la misoginia inherente de nuestra cultura.

    El feminismo lleva trescientos años dando la cara por nosotras, las feministas llevan trescientos años luchando por los derechos de las mujeres como clase oprimida. Una fantasía sexual violenta refleja muy bien la psique de la persona que se excita mediante esa violencia, pero no hace nada por liberar a las mujeres como clase oprimida. Nada. En todo caso, refuerza la creencia de que la jerarquía sexual es inevitable.

    ResponderEliminar
  10. No es liberador en cuanto emancipador, pero ayuda a algunas personas a lidiar con las incongruencias y culpabilidades varias de no terminar de encajar en el rol que la sociedad nos asigna en base a lo que llevemos entre las piernas. Creo que he intentado exponer mi postura claramente y de forma respetuosa, no dije que el BDSM SEA feminista porque soy mujer, tengo orgasmos con ello ergo ES feminista (creo que solo expresarlo asi es insultante porque nadie es tan simple). El sexo no nace en el vacio. El sexo no lo elegimos. Comienza a construirse en la primera infancia y se refuerza en la adolescencia, creo que son pocas las mujeres y menos los hombres que manejan grandes teorias feministas entre los 6 meses y los 16 años, asi que no, el sexo no nace en el vacio. Puedes politizarlo y someterlo a cuanto analisis quieras, yo me encuentro a menudo dandole vueltas al tema, pero al final del dia me sigue poniendo lo que me pone...y gracias a dios que acabe descubriendo qué era...
    Quiza yo he visto demasiado disney y el demasiado porno.
    Esta bien que te reafirmes en tu postura, pero ademas de contarte mi vision particular exponiendome a ser juzgada, he hecho una critica directa a tu vision de porque hay hombres a los que le gusta adoptar un papel sumiso y viceversa,se agradeceria que ya que contestas te mojaras un poco... y con las parejas del mismo sexo que disfrutan estas practicas ¿que hacemos? ¿Las obviamos porque no encajan en tu analisis o mejor hacemos como mi abuela y decimos que todo lo gays que quieras pero un manda e o outro cociña?

    ResponderEliminar
  11. Las parejas del mismo sexo que disfrutan con estas prácticas responden exactamente al mismo patrón de dominación y sumisión que el modelo en el que se inspiran originalmente, que son las heterosexuales.

    No sé cómo explicarte que ni te juzgo ni en realidad me interesa lo que haces tú particularmente en tu tiempo libre. A ver cómo me explico, porque creo que se confunde la crítica política y sistémica con la crítica al individuo.

    Yo no digo que sea reprobable en el sentido de malo que haya a muchas personas, entre ellas, tú misma, que se exciten a través de actos violentos. Lo que me pregunto es de dónde viene eso (de ahí el enfoque radical, dirigido a la raíz del asunto); ¿por qué y cuándo se conectan dos emociones tan diferentes como el dolor y el placer? Podríamos decir que no se trata de algo innato, ya que tendemos a la supervivencia y a la búsqueda del placer. Esto de la búsqueda del placer lo digo en el sentido griego clásico, de la eudemonía.

    Veamos a qué me refiero con realizar un análisis sistémico y no particular.

    Cuando una persona se hace cortes a sí misma de manera voluntaria, se considera que esa persona seguramente está sublimando algún tipo de experiencia que no es capaz de procesar mediante el dolor. No se habla de ellas como si cortarse los brazos o las piernas fuera, digamos, un estilo de vida individual.

    Cuando una persona se abstiene de comer por completo por motivos en teoría estéticos, o come en exceso y después vomita, parece sencillo establecer una relación entre la cultura misógina que nos rodea y un ideal estético inalcanzable. No consideramos que las personas bulímicas o anoréxicas disfrutan de su estilo de vida, aunque ellas "elijan"libremente no comer, y además disponen libremente de su cuerpo, etc.

    Una mujer maltratada por su pareja repite una y otra vez el mismo ciclo según el cual después del episodio violento se alcanza una "luna de miel" durante la que ella recupera la confianza en su maltratador. Asimismo, el BDSM se caracteriza por establecer un ciclo semejante de "after care", imagino que para que el vínculo de la persona golpeada y la que golpea no se deteriore, como sería natural tras haber padecido dolor.

    No hace falta conocer grandes teoría feministas a los seis años ni a los dieciséis. Lo que es más, no hace falta conocer teorías misóginas (como son la mayoría de las teorías filosófico-políticas del canon) para aprender el rol que ocupamos las mujeres en la sociedad. Nos lo enseñan desde la cuna, nos lo enseñan en el colegio, lo asumimos como inevitable, al menos hasta que tenemos cierta edad y podemos pensar más críticamente y para rematar, la familia, los medios de comunicación y el mundo de la cultura reafirman sin descanso los mismos estereotipos que se manejan desde los tiempos de la Biblia y más atrás.

    Me resulta muy interesante este intercambio de comentarios; de verdad que no sé cómo decirte que mi crítica no va destinada a ti ni a quien se excita con la violencia. Voy mucho más allá. Me pregunto qué intentan revivir, procesar o sanar las personas que recurren a episodios dolorosos para obtener placer.

    Ni siquiera te pido que te lo plantees. Pero sigo varios blogs donde personas que han abandonado la escena BDSM reflexionan sobre qué les mantenía enganchados a ese tipo de fantasías y, en fin, me da ánimos para seguir defendiendo que las relaciones de dominación y sumisión no son buenas en ningún ámbito, y que los orgasmos no justifican cualquier cosa. Ni siquiera el consentimiento. El consentimiento no sirve si no es libre consentimiento. Mientras vivamos en un patriarcado violento contra las mujeres no podemos hablar de mujeres que eligen realmente de un modo libre que las maltraten.

    Se nos educa para que amemos nuestra subordinación. No veo la novedad en que la reproduzcamos "libremente".

    Y esta opinión mía es casi un post entero :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o fui sumisa durante años. Tuve una relación larga como sumisa y varias cortas...
      Salí herida, muy herida emocionalmente y la poquita autoestima que tenía por aquél entonces casi desapareció.
      De eso han pasado ya 4 años. 4 años en los que he hecho un trbajo interior intenso y muchas veces doloroso.
      Sinceramente, me gusta la intensidad... Bebo café negro, vino tinto, whiskey...me gusta la comida picante y obviamente el sexo me gusta fuerte... Pero no, no soy sumisa ni lo he sido nunca en realidad.
      Una cosa son las prácticas sexuales que nos gustan y otra muy diferente el ser sumisa.
      En los años de introspección y trabajo interior encontré ciertas cosas, ciertos patrones propios muy interesantes...quizás sirvan al resto.
      Yo tenia una casi ausencia total de autoestima y un autoconcepto realmente nefasto. De ello se derivaban mis apetencias por ser humillada y maltratada.
      Tendía, por mi falta de amor propio a generar dependencias emocionales muy insanas... La dependencia emocional no deja de ser una dependencia más. El adicto hace cualquier cosa por conseguir su dosis de droga...Cualquier cosa... es autodestrucción pura y dura.
      También descubrí que siempre andaba intentando venderme... para que me "eligieran" sin darme cuenta que la debía valorar y elegir era yo. Mi opinión no me importaba ni a mi misma... Y con toda esa mezcla hice y me deje hacer muchas cosas que no deseaba en realidad y que a los dias incluso horas de haberlas hecho me sumían en la más absoluta tristeza y asco por mi misma...
      Fueron experiencias duras, las supe ver y supe salir de aquél agujero...
      Ahora me encuentro con que el BDSM se ha puesto de moda, me encuentro con "hombres" que requieren mujeres objetificables... que ven normal la cosificación de otro Ser. Que ni siquiera nos ven como seres humanos... (y que encima en muchos casos van de feministas)
      No voy a decir que estoy en contra del bdsm... pero desde luego si estoy en contra de Roles y cosificaciones, indiferencias, querer moldear al otro... Y un sinfín de barbaridades que sólo puedo calificar como anti-humanas.
      Deberíamos buscar y tener relaciones basadas únicamente en la aceptación del otro...¿Se puede azotar? Claro. Pero intentar cambiar (o Educar) a la Sumisa.... lo siento pero intentar cambiar al otro es lo contrario al Amor.
      Por cierto... ¿Qué hacemos con los maltratadores que se disfrazan de Amos? está muy bien salir con pancartas cuando matan a una mujer pero... ¿Qué ocurre cuando matan por dentro a miles de mujeres? Es ilegal, lo sé pero sería buena idea destaparlos públicamente (Ahí lo dejo)...
      El futuro lo veo oscuro con esta nueva moda...ahora el machirulo/maltratador se convierte, se autodefine y auotjustifica como Dominante...
      Cuidado... lo que está en juego es tu propiocepción, tu amor por ti misma...
      Se puede salir.
      ¿De donde viene? A mi mis tendencias "sumisas2 me venían de una ausencia casi total de autoestima y de un autoconcepto nefasto. Anmbas se generaron en la infancia y en la adolescencia.
      Insisto se puede salir de ahí.

      Eliminar
  12. Parece que, como la práctica totalidad de las religiones y de las ideologías de opresión, algunas personas seguís empeñadas en decirnos qué es correcto y qué no lo es en nuestra vida íntima. ¿No os parece que dos adultos pueden decidir qué quieren hacer y no por eso dejar de ser feministas, transformadores y gente que quiere el cambio? ¿O tal vez, cual estalisnistas timorat@s, solo ocultáis que queréis cambiar una tiranía por otra?

    ResponderEliminar
  13. No entiendes lo que significa realizar un análisis político de un sistema de opresión y ver las ramificaciones que éste tiene, que son múltiples y variadas; ni si quiera te culpo, hacerlo requiere capacidad de abstracción.

    La acusación de ser timorata por plantearme si la violencia dentro del ámbito sexual puede tener que ver con el sistema de dominación sexual en el que vivimos no me parece más que una manera un tanto infantil de desviar el tema.

    Dos adultos pueden decidir qué quieren hacer, pero estaremos de acuerdo en dos adultos pueden decidir autolesionarse y en ese caso nos encontramos ante un dilema ético. Si tienes inquietudes éticas, claro, y si te importa lo que les pase a los demás a gran escala.

    Por lo demás, no has entendido nada, tu primera oración ya está totalmente equivocada: el feminismo no es una ideología de opresión. Te recomendaría, si es que te interesa el tema (cosa que dudo) que te eduques un poco al respecto antes de decir tales afirmaciones falsas. No me voy a encargar de tu educación, pero si pones en Google "historia/orígenes del feminismo" te auguro horas y horas de diversión aprendiendo.

    Así luego podrás opinar sabiendo de lo que hablas.

    Y por último, hay muchos tipos de abusos que se pueden producir en nuestra vida íntima y por el hecho de pertenecer al ámbito privado no están exentos de análisis y crítica. Pero claro, muchísima gente piensa como tú, y esa es la razón por la que, entre otras cosas, en muchos códigos penales se resiste la idea de penalizar la violación dentro del matrimonio.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo estoy de acuerdo contigo.¿hasta que punto elegimos algo cuando nos han educado para desearlo, aunque no sea bueno para nosotras? Si me dicen que no tengo autoridad moral para decir que la violencia en el sexo nome parece aceptable, ellos no tienen autoridad moral para decirme que la violencia en el sexo esta muy bien. No? es que es contradictorio. tu dices lo que piensas y eres mojigata y ellos dicen lo que les conviene y son intocables. Me parece muy hipocrita.

    ResponderEliminar
  15. Es un placer para mí anunciar que borraré todos los comentarios que me falten el respeto. Este es mi cortijo y no le debo nada a nadie. Los comentarios que considere ofensivos los borraré. Invito a cualquiera que tenga opiniones furibundas a que se abra su propio blog. Pero este es mi cortijo. Un espacio donde digo lo que quiero y donde no le debo absolutamente nada a nadie. No le permito a nadie en persona que me hable mal, así que obviamente tampoco lo voy a consentir por escrito.

    ResponderEliminar
  16. Estoy haciendo un trabajo de filosofía precisamente sobre el BDSM :) y erotismo, así llegué a tu blog. Lo que pienso es que lo que somos hoy es el resultado de siglos de sociedad e historia patriarcal. Me parece que lo que le falta al feminismo es sororidad, y no atacar a la que libremente quiere practicar su sexualidad como quiera, en un espacio que no quiere decir que esté ya creado, sino que pienso puede existir. Es decir, si me excita que me azoten por qué como hombre o mujer no puede practicar esto, siendo consciente de que ese deseo es el resultado de una serie de prohibiciones y cosificación dirigida casi siempre contra la mujer. Por qué no puedo luchar por la creación de un espacio en que estas practicas partan de la deconstrucción de nociones discriminatorias? Por qué no puedo defender la creación de un porno ético a la par que lucho porque la insdustria pornográfica no siga reprodeciendo roles machistas. la cuestión creo, es comprender, deconstruir y construir. No ir contra las mujeres que cargan con la contradicción de que algo les excite aún sabiendo que es resultado de un esquema machista, como aparentemente la sumisión en la mayoría de los casos . SORORIDAD comprendernos y deconstruir la maldita nocion de mujer, de el hecho de ser mujer que ha creado el patriarcado

    ResponderEliminar
  17. Comprendo lo que dices, pero no lo comparto. Repito una vez más que yo no critico a mis compañeras de raza humana por haber interiorizado una erotización de su propia subordinación porque es para lo que nos educan a todas y así ha sido desde hace milenios. Precisamente porque creo en la sororidad y la defiendo, mi posición es la de hacer preguntas como las que hago; porque la violencia sexual es algo que nos afecta a todas, aunque sin duda hay colectivos de mujeres más desprotegidos que otros. Por eso hago preguntas que cuestionan si la erotizsción de la violencia es algo que me parezcs digno de ser alabado.

    Por supuesto que no voy a hacer nada para impedir que las mujeres mantengan las prácticas sexuales que deseen, pero seguiré cuestionando la construcfión violenta que se hace del sexo en nuestra sociedad.

    Como decía la gran Audre Lorde: 'No puedes desmantelar la casa del amo con las herramientas del amo'.

    Que no te identifiques con tu opresión no quiere decir que no estés oprimida. La falsa conciencia es un concepto que el marxismo ya usó para explicar la alineación del trabajador que siente que 'tampoco es para tanto', 'no estoy tan explotado' porque le ofrecen migajas, espejismos de algo que se parece a la dignidad que merecemos todos los seres humanos.

    Desde los años sesenta y la traición de los compañeros de izquierdas sabemos que el sexo patriarcal no nos va a liberar del patriarcado. El sexo patriarcal es violento. Pon dos mujeres o dos hombres, no hace falta que sea una pareja heterosexual, o varios actores, y ahí tienes una nueva reproducción de la sexualización de la violencia. No veo la liberación por ningún lado. Comprendo a las compañeras que necesitan sentir que son completamente libres del dominio patriarcal pero si usas las herramientas del amo no eres sino lo que el amo más espera de ti: que tú misma elijas lo que de todas maneras ellos ya exigen de nosotras por la fuerza.

    Suerte y ánimo con tu trabajo de filosofía! :D

    ResponderEliminar
  18. Creo que ya estan pasando a llevar a las personas que practicamos el BDSM dentro del mismo hay mujeres amas o dominas como se llamam que tienen hombres como sumisos .... hay hombres que les excita que una mujes sea superior a ellos que los usen de muebles alfombra etc ... los dom son muy cuidadoso con sus sumisas no las maltratan al grado de hacer daño de herir de hacer sangrar las cuidan son valiosas para ellos( los que conoci son asi) yo como parte del BDSM soy switch osea soy ama y puedo ser sumisa ...el BDSM te entrega otro tipo de placer que va mas aya de una simpre relacion sexual. Averiguen bien lo que es el BDSM no es golpear y maldtratar es llevar tu cuerpo tu mente y tu sexualidad a otro nivel ...soy sumisa y soy ama y con mi pareja tenemos igualdad y saben que soy feliz no lo cambio por nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "soy sumisa y soy ama y con mi pareja tenemos igualdad y saben que soy feliz no lo cambio por nada". En tal caso, ¡qué bien! Lo mejor de todo es que mi análisis político de la relación entre sexo y violencia no interfiere en absoluto con tu vida particular, puedes seguir disfrutando del sexo como hasta ahora porque la policía del sexo no va a intervenir :)

      Eliminar
  19. Me gustaría dat otro enfoque. No hay ser vivo sano q disfrute de golpes y violencia, no quiero ofender a nadie, pues es tu cuerpo y tu decides, resulta que los niños atraen la atención de sus padres, negativa o positiva, si no la consiguen positiva reclamarán cualquier tipo de atención, aunque todo acabe en golpes y llanto, pq es mas importante para los infantes que la falta absoluta de dedicación.
    Luego todas esas novelas y películas donde las docellas eran violadas, y ese maldito relato de palabras eróticas, las "chaparretas" nalgadas en el culo de las niñas al mismo tiempo q te decían lo bonita q eres, que para estar guapa hay q sufrir y es la manera de ser aceptada y casada.
    Nunca nos hablaban de nuestros orgasmos, el objeto del otro, te enseñaban a ser sumisa.
    No podemos educar a nuestras hijas dicíendoles q el placer está en que te peguen, el placer está en la exploración esa q se hace desde la desinibición y respeto por tu cuerpo.

    ResponderEliminar
  20. El mejor texto que he leído en mucho tiempo!!! P.D: me encanta el libro del final.

    ResponderEliminar
  21. «Una de las teorías que trata de explicarlo habla del "masoquismo benigno".

    Se trata de la búsqueda del dolor a sabiendas de que no va a tener consecuencias graves.
    Y es algo que ningún animal es capaz de hacer.
    El gusto por el chile es uno de los ejemplos de esa búsqueda intencionada de sufrimiento.
    El ingrediente activo de los pimientos picantes, la capsaicina, es inofensivo.
    Pero cuando los receptores sensibles a la temperatura de nuestra lengua coinciden con este compuesto químico, alertan al cuerpo de la presencia de un calor potencialmente doloroso.
    La señal que emiten es similar al que transmitirían si nuestra lengua se estuviera quemando con fuego.
    Por ello, a la mayoría de los niños no les gusta el chile. Pero aprenden a apreciarlo con el tiempo, cuando lo comen una y otra vez. Y lo hacen porque terminan disociando la hortaliza del dolor físico.
    Pero esta capacidad es sólo humana. Los científicos han tratado repetidas veces de inducir a los ratones el gusto por el chile en laboratorio, y nunca lo han conseguido.
    (...)
    Mientras, los aficionados al bondage y otras prácticas sexuales similares entenderán perfectamente lo del masoquismo benigno.
    Mistress Alexandra, una sádica profesional con base en Londres así lo explica: "Diferenciamos el dolor bueno del malo. El malo indica que algo anda mal, algo a lo que debemos prestar atención de forma inmediata".
    "Y luego está el dolor bueno, el agrabable", añade.

    "Así que si el hombro amenaza con dislocarse durante el bondage, como es potencialmente peligroso, lo dejamos a un lado".
    Pero la relación entre el sexo y el dolor no es exclusiva de este tipo de prácticas.
    Así concluyó un estudio cuyo objetivo era explicar lo que ocurre en el cerebro cuando las mujeres se estimulan ellas mismas hasta alcanzar el clímax.
    Éste descubrió que 30 áreas del mismo se mantienen activos, incluidos aquellos que se ponen en marcha con el dolor.
    Y otro halló que los pacientes que superan el cáncer y tienen los nervios de la espina dorsal dormidos para que no sufran dolor abdominal pierden la capacidad de tener orgasmos.
    Pero si vuelve el dolor, regresan también los orgasmos.»

    FUENTE: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/10/151004_vert_fut_dolor_placentero_yv

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Diferenciamos el dolor bueno del malo. El malo indica que algo anda mal, algo a lo que debemos prestar atención de forma inmediata".
      "Y luego está el dolor bueno, el agrabable", añade.

      "Así que si el hombro amenaza con dislocarse durante el bondage, como es potencialmente peligroso, lo dejamos a un lado".

      Dejan a un lado... El hombro, supongo. Se lo quitan, se corren y luego se lo colocan de nuevo.
      Bueno, bueno, un poquito de sentido del humor porque si no...

      Si hubiese todo un sistema de dominación humano vinculado a chiles que subordinan a los humanos que lo comen y lo sufren, podría ver el paralelismo, pero no es el caso.

      Pero si hay un sistema de dominación sexual que tortura, viola y mata a las mujeres. Un sistema de dominación sexual del que se benefician los varones como clase.

      El chile no encaja un análisis político. El cancer tampoco.

      El sexo, sí. Porque la subordinación sexual de las mujeres, así como la apropiación de su capacidad reproductiva, son la base de las sociedades humanes tal cual las conocemos.

      Eliminar
    2. sociedades humanas*.
      Y luego, las tildes que me he comido. Porque es hora de cenar y muero de hambre. Pero de verdad.

      Eliminar
  22. La verdad nunca me ha gustado que se critique al BDSM en general solo por las relaciones de dominación y sumición... el bondage por ejemplo no contiene violencia, es solo mostrar en una persona un arte con cuerdas, el exhibicionismo y voyerismo tambien entran en una larga lista de practicas asociadas al BDSM o sexualidad alternativa y no hay ningún tipo de dominacion en el acto.
    el age play o el abdl tampoco lleva violencia como tal en sus practicas, es una relación netamente de cuidados (ahora que otro quiera agregar practicas como el spanking depende de la pareja).
    La verdad, aunque se que la critica como tal no va hacia mi como persona, yo como practicante me siento pasada a llevar con las criticas, ya que es parte de mi identidad, lo mismo cuando se critica o juzga a las minorias sexuales, yo como bisexual me siento pasada a llevar si juzgan a las minorias sexuales o a los bisexuales en general.
    ahora, como pregunta, si yo me involucro en una relacion D/s con otra mujer, donde no ocupamos actos de violencia ni humillación(dicese cualquiera de las practicas antes mencionadas o alguna otra que haya olvidado mencionar), sigue siendo BDSM, no es violencia y tampoco hay un "empoderamiento del patriarcado" sigue estando mal bajo tu punto de vista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "el bondage por ejemplo no contiene violencia, es solo mostrar en una persona un arte con cuerdas, el exhibicionismo y voyerismo tambien entran en una larga lista de practicas asociadas al BDSM o sexualidad alternativa y no hay ningún tipo de dominacion en el acto."

      Por dónde empezar. Arte con cuerdas. Sin comentarios.
      Por lo demás, el exhibicionismo si implica dominación, y te lo digo como víctima de múltiples exhibicionistas a lo largo de mi vida. Es algo que me ha sucedido en los tres países en los que he vivido, por lo que además no lo considero una práctica alternativa, sino una práctica patriarcal como otra cualquiera.

      Erotizar la violencia no te hace miembro de una minoría sexual, dado que la violencia sexual está de lo más extendida y es en su sentido simbólico y físico la más abundante en nuestra cultura.

      Respecto a tu pregunta, te contestaré desde mi experiencia como mujer lesbiana. Si mi compañera me dijera que le excita que yo la domine de alguna manera o la idea de dominarme a mí, me daría la vuelta y no miraría atrás. No hace falta ser varón para haber sido educada en el patriarcado. De hecho, el patriarcado no gozaría de la excelente salud de la que goza si no fuera por el gran trabajo que hace de convencer a las mujeres de que consentir es igual a desear, y que sufrir por alguien empodera. En fin, toda esa jerga posmoderna vacía de significado.

      Eliminar
  23. Excelente post. Y te pone a repensar mucho y profundo. Desde que me he puesto mis gafas he perdido el gusto x el erotismo tradicional, bdsm incluído. Me encantaría encontrar material erótico feminista, donde se erotice la igualdad, el compañerismo. Hasta ahora, ni un libro, ni una película que yo haya visto lo ha logrado, por lo que agradezco sugerencias.
    Gracias por la reflexión, disfrute mucho leyendo tanto el post, como los comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Yo tampoco conozco literatura erótica feminista que erotice la igualdad, aunque debe haberla. Ahora mismo estoy leyendo sobre todo sobre violencia sexual, pornografía y prostitución, pero si encuentras referencias al respecto te agradeceré que los compartas.

      Eliminar
  24. Buenos días

    No me gusta encasillarme en ninguna definición de feminismo o cualquier otra ideología, lo que si soy es libertaria y defensora de los derechos humanos, además vivo y siento el Bdsm como parte de mi, al igual que otra faceta más de mi vida.( se desarrollo en mi este sentimiento en fantasias, desde la pubertad y sin saber sus siglas, lo descubrí muchos años después. Todo mi entorno conoce practicamente quien soy y como siento en este aspecto y lo vivo con absoluta normalidad.
    El bdsm para mi es un sentimiento, donde el dominante entrega y el ser sumiso recibe,hasta donde sus limitaciones mentales y físicas lo permiten, por lo tanto no entrega su voluntad si no que la cede a la persona que confia y va a saber entregarle lo que necesita para que obtenga placer de entrega. Un placer donde el sexo es una herramienta más.

    Para que exista Bdsm, deben darse dos circunstancias, una, que se sienta o viva alguna de las prácticas que las siglas engloban o todas juntas( variedad de maneras, de sentirlo y vivirlo). Dos, que se cumpla el S.S.C. sano, seguro y consensuado.
    En esta entrada desgraciadamente la persona que lo escribe, tiene tanto desconocimiento de lo que es el bdsm, como la escritora de 50 sombras y eso nos lleva a la confusión.
    He hablado sin distinción de sexo, porque se da por manera igual en ambos roles y es más, el hombre sumiso y la mujer dominante suelen ser mas "extremos".
    El disfrute del dolor y obtener placer de el, esta demostrado fisiologicamente por la creación de endorfinas, (busquen información, sobre ello).
    No todo el que siente o práctica bdsm, utiliza dolor, existen los sado/ masoquistas y obtienen ese placer sin que les guste complacer o dominar , personas dominantes/sumis@s que no disfruten de proporcionar dolor o recibirlo, amantes del arte de las cuerdas sin más o los que sienten todo unido.
    Si existe maltrato y hay falsos dominantes que amparandose en estas siglas utilizan su falso "poder" para hacer daño, es cierto. Y esto si hay que erradicarlo y convencer y luchar al ser sumis@ para que no lo permita.
    Pero ojo¡¡ no solo se utiliza a la mujer sumisa en favor de beneficio del dominante, no olvidemos a la tan estendida figura del ama financiera.
    Reflexionar, con conocimientos,para que la defensa de los derechos de todos no sea unilateral nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Reflexionar, con conocimientos,para que la defensa de los derechos de todos no sea unilateral nunca." Porque claro, la defensa unilateral de los derechos humanos puede erosionar ciertos privilegios de quienes violan tales derechos.

      Lo mejor de todo es que al principio se define como "defensora de los derechos humanos". Eso sí, nada de defenderlos unilateralmente, solo si no interfieren con mis orgasmos.

      Normalizar el dolor infligido por otras personas es bastante común en las mujeres, porque nos educan desde pequeñas para que seamos sumisas y perfectas víctimas del patriarcado, así que no me sorprende que desde adolescente te sintieras atraída por estas prácticas.

      Eliminar
  25. Casi lloro de la emoción al encontrarme con esta entrada de blog. Hasta ahora, no había visto/oído/leído ninguna crítica al BDSM. Parece que actualmente hay temas "intocables" con los cuales no puedes estar en desacuerdo a riesgo de ser tachado de forma inmediata e irrevocable de intolerante, antiguo, aburrido o de mente cerrada.

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has expuesto. Y me asusta que el BDSM sea algo de nuestra cultura mainstream. Me asusta que se normalice un práctica donde se mezclan sexo y violencia (la capacidad de ambas cosas de afectar profundamente a un ser humano ya es gigantesca tomándolas por separado). No sé si me asusta más que alguien pueda sentir placer de ser agredido o humillado o que alguien lo sienta al agredir o humillar.

    Parece como si nuestra sociedad fuese menos machista de cara a la galería, pero toda esa ansia de dominar de algunos y de ser dominado de otros encontrase vías de escape -- como ejemplo, en este caso, el sadomasoquismo. Y no es solamente algo que sufran las mujeres (aunque la gran mayoría de la escena BDSM se compone de varón que domina y fémina que es sometida); el patriarcado también nos ha enseñado que en las relaciones homosexuales hay un individuo que tiene que "hacer de hombre" y otro que "hace de mujer". Y que ser dominado (no me refiero aquí únicamente al plano sexual, sino de forma general) por una mujer es de ser "poco hombre", "calzonazos", etc. y, por lo tanto, es fuente de humillación.

    A lo largo de la historia, siempre ha habido gente que disfruta haciendo daño a los demás. Pero no me entra en la cabeza cómo una persona mentalmente sana, con su empatía y su ética funcionando correctamente, puede disfrutar al ejercer violencia sobre otro ser humano. Como bien dices, esto solo puede tener origen en lo que nos han inculcado.

    Pero, en fin, la nuestra, además de una sociedad machista, es una sociedad hedonista donde la consecución del placer sexual es la principal meta y motivación del Homo sapiens. Poco importa cómo se obtenga; el derecho a llegar al orgasmo parece ya casi estar por encima del resto de los derechos humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en todo, la pena es que nuestra opinión sea residual y la sociedad sea ciega a la violencia continuada, simbólica y material a la que nos vemos expuestas las mujeres por el simple hecho de serlo.

      No pueden entenderse sentencias como la de hoy en el juicio de la manada si no se reconoce que la sociedad en su conjunto erotiza y celebra la violencia sexual contra las mujeres. Se da por hecho que estamos siempre dispuestas a satisfacer las erecciones masculinas, por lo que es prácticamente imposible demostrar que el dolor que sentimos es real e inaceptable.

      Si el dolor y el placer se ven unidos por un orgasmo, la capacidad crítica desaparece hasta de las personas más leídas y en teoría progresistas. Somos objetos penetrables así que mejor nos irá (ese es el mensaje) si nosotras mismas erotizamos nuestro dolor y nuestra humillación.

      Eliminar
  26. 'No pueden entenderse sentencias como la de hoy en el juicio de la manada si no se reconoce que la sociedad en su conjunto erotiza y celebra la violencia sexual contra las mujeres.'

    Qué cierto es esto. No hay más que leer lo que ha dicho el juez Ricardo González: "actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo". Obviamente, si este señor piensa que una mujer está teniendo una experiencia agradable por el único hecho de darle placer sexual a un hombre (cinco en este caso), comprendo que considere que es un jolgorio y un regocijo.

    A día de hoy todavía para muchos y muchas los hombres necesitan (como si se fuesen a morir o algo) satisfacer sus impulsos sexuales. Si no tienen la suerte de encontrar una compañera que desee lo mismo, bueno, se presiona, se trata de convencer... o directamente se fuerza. Pero ojo, si no se ejerce violencia física, no es violencia real. Ergo el resto de tipos de violencia se consideran como un comportamiento normal, que forma parte de una relación sexual sana y consentida. Y ahí comienza la erotización de la violencia.

    Jamás dejará de chocarme que en pleno s. XXI se permita que un juez muestre tan abiertamente pensamientos machistas. ¿Cómo se supone que va a emitir una condena justa cuando su visión está tan obviamente sesgada?

    ResponderEliminar
  27. Totalmente de acuerdo contigo. Es importante distinguir entre deseo sexual y "necesidad" sexual, que no existe y es una falacia hecha a la medida de la justificación de la violencia sexual contra las mujeres.

    Ojalá se vaya creando una conciencia crítica que no se muera de miedo ante la idea de repensar la sexualidad. Al final no somos nosotras las pacatas y atrasadas. Hay quien se quedó en la rancia "revolución sexual" de los años 60, absolutamente falocéntrica y aburrida y la reivindican como liberadora.

    ResponderEliminar